abril 12, 2024

En el corto y mediano plazo existen desafíos, principalmente estructurales, que podrían afectar la evolución de las distintas variables macroeconómicas, reconoció el Banco Central de Honduras (BCH) en su Programa Monetario 2024-2025.

El balance de riesgos para la economía hondureña se mantiene favorable, proyectándose un mayor crecimiento económico y una inflación que se mantendría dentro del rango de tolerancia de mediano plazo establecido por el BCH (4,0% más menos 1,0 pp).

En este contexto, el BCH sugiere reducir el impacto del cambio climático y la migración en la producción de café. Los efectos del cambio climático en los rendimientos agrícolas y la menor disponibilidad de mano de obra en el proceso de corte, dados los altos niveles de migración, han reducido la productividad agrícola y aumentado los costos de producción.

Realizar también la certificación de la producción de café y aceite de palma como requisito para exportar a Europa. El desafío de Honduras es seguir avanzando en el proceso de certificación de las fincas hondureñas, ante la

requisitos de la Unión Europea para minimizar el riesgo de deforestación y degradación ambiental, que entrarán en vigor en enero de 2025.

Además, se debe reducir la pérdida de mano de obra, principalmente en el sector rural. Los altos niveles de migración, principalmente hacia Estados Unidos y España, están impactando negativamente el potencial productivo del país, al provocar una escasez de trabajadores en ciertos sectores intensivos en mano de obra, como la agricultura.

Es necesario fortalecer el mercado cambiario ante la disminución de los ingresos de divisas, dada la caída en la oferta exportable de café, palma aceitera y camarón de cultivo, sumado a la moderación en el ritmo de crecimiento de las remesas familiares, asociado a la comportamiento esperado en el mercado laboral americano.

Finalmente, el BCH propone crear condiciones resilientes ante fenómenos climáticos adversos. El cambio climático ha exacerbado la recurrencia y el impacto de fenómenos climáticos desfavorables en el país (huracanes, tormentas tropicales y sequías).