abril 24, 2024

China ha advertido este jueves de que la falta de una salida a la guerra en Ucrania en el corto plazo podría llevar a un agravamiento bélico, mientras persiste en tender nuevos puentes con Rusia, país con el que el gigante asiático sigue ahondando los lazos, a pesar del conflicto. Estas han sido dos de las principales conclusiones de la comparecencia anual ante la prensa del ministro de Exteriores chino, Wang Yi, en la que ha hecho un repaso de la visión geopolítica de la República Popular. A grandes rasgos: Pekín ve “cierta mejoría” en las relaciones con Washington; reclama que la Unión Europea (UE) deje de considerarlo un “rival estratégico”, y considera que la guerra en Gaza se ha convertido en una “vergüenza para la humanidad”.

“La experiencia pasada demuestra que un conflicto, cuando se prolonga, tiende a deteriorarse y escalar, incluso hasta límites impensables para las partes implicadas”, ha arrancado Wang ante una pregunta sobre la situación de la guerra en Europa. “A falta de conversaciones de paz, se acumularán los errores de percepción y de cálculo. Y pueden conducir a una crisis aún mayor”, ha alertado. El aviso de Pekín aterriza en un momento en que en la UE se ha abierto paso el incomodísimo debate sobre un eventual envío de tropas a Ucrania, al tiempo que la contraofensiva de Kiev pierde fuerza, se augura un nuevo avance de Rusia en primavera, y las capitales europeas atisban en el horizonte el posible caos de Donald Trump repitiendo como inquilino en la Casa Blanca.

En la rueda de prensa, celebrada con motivo de la sesión plenaria de la Asamblea Popular Nacional que se desarrolla esta semana, Wang ha defendido la “posición objetiva e imparcial” del gigante asiático en lo que China sigue denominando “conflicto” o “crisis” de Ucrania, pero nunca ha llamado “guerra”, igual que tampoco ha condenado la invasión rusa. El ministro ha asegurado que, de su reciente paso por la conferencia de seguridad de Múnich, ha regresado con la sensación de que hay “más y más personas” preocupadas por un desenlace en que todas las partes salgan perdiendo, y por tanto estarían “dispuestas a crear las condiciones para explorar una salida”. China, ha concluido, “apoya la celebración, en su momento, de una conferencia de paz internacional que sea reconocida tanto por Rusia como por Ucrania”.

Pekín ha reiterado que, en cualquier caso, sigue manteniendo excelentes relaciones con Moscú. En la comparecencia, coreografiada al milímetro, el periodista del medio ruso Sputnik ha sido el primero en ser invitado a preguntar. Ha inquirido sobre la creciente cooperación entre ambos países. Respuesta de Wang: “La relación China-Rusia avanza siguiendo la tendencia de los tiempos, hacia la multipolaridad y una mayor democracia en las relaciones internacionales, por lo que es muy importante para mantener la estabilidad estratégica mundial”.

“Cierta mejoría” con EE UU

La cancillería china también ve “cierta mejoría” en las relaciones con Estados Unidos, que el año pasado por estas fechas caían en picado tras el episodio del derribo del supuesto globo espía chino que sobrevolaba suelo estadounidense. El encuentro entre el presidente chino, Xi Jinping, y el mandatario estadounidense, Joe Biden, en noviembre en San Francisco, ha funcionado a modo de bálsamo. Wang lo ha calificado de “histórico”. “Llegaron a entendimientos comunes y trazaron el rumbo para estabilizar la relación China-EE UU”, ha aseverado. Pero también ha querido dejar claro que Pekín quiere ver más avances por parte de Washington, al que acusa de decir una cosa y hacer la contraria, careciendo de credibilidad. “La percepción errónea de Estados Unidos hacia China continúa y [sus] promesas no se cumplen realmente”, ha advertido. “Ha estado ideando diversas tácticas para reprimir a China y no ha dejado de alargar su lista de sanciones unilaterales, alcanzando niveles desconcertantes de absurdo”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Sobre la guerra en Gaza, se ha mantenido firme en la visión de Pekín: “No poner fin a este desastre humanitario hoy en el siglo XXI es una tragedia para la humanidad y una vergüenza para la civilización”, ha dicho. Ha reclamado a la comunidad internacional que “actúe con prontitud” para promover un alto el fuego. “Devolver la justicia al pueblo palestino y aplicar plenamente la solución de los dos Estados es la única forma de romper el círculo vicioso del conflicto palestino-israelí”.

Críticas a la Unión Europea

Y en cuanto a las relaciones con la UE, ha aplaudido el relanzamiento el año pasado de los intercambios y el diálogo a distintos niveles, pero ha criticado la posición de Bruselas, que considera desde 2019 a Pekín a la vez un “socio”, un “competidor” y un “rival sistémico” al mismo tiempo. “Es como conducir hasta un cruce y encontrarte con las luces roja, amarilla y verde al mismo tiempo. ¿Cómo puedes seguir conduciendo?”. Wang cree que todas las luces deberían ser “verdes” y que Pekín y Bruselas deberían “trabajar juntos para practicar el multilateralismo”.

El ministro de Exteriores chino es un veterano de la primera línea de la diplomacia. Wang ejerció el cargo a lo largo de la primera década de Xi Jinping en el poder. En diciembre de 2022, cedió el testigo a Qin Gang y, mientras, él pasó a dirigir las relaciones Exteriores dentro del todopoderoso Comité Central del Partido Comunista, un puesto jerárquicamente superior. Pero fue llamado de nuevo a filas para cubrir el puesto de ministro cuando Qin desapareció el verano pasado sin dejar rastro ni mediar explicación oficial. Sigue sin haberla. Es uno de los mayores misterios de la política china estos días, la pregunta que todo periodista se hace, o debería hacerse. Pero es también la cuestión que no cabe plantear cuando toca. En esta comparecencia, la única verdadera rueda de prensa que concede el ministro de Exteriores al año, las cuestiones son filtradas de forma previa y en las respuestas no hay margen para la improvisación. Son raras las preguntas con colmillo; abundan, en cambio, las de tono propagandístico:

—Señor ministro, ¿qué es, en su opinión, lo más fascinante y notable de las historias de China en la nueva era? ¿Y por qué es importante contar historias atractivas sobre China? ¿Qué pueden hacer los periodistas extranjeros para comunicar las historias de China?

—Es una muy buena pregunta y creo que es muy apropiada como pregunta final de hoy.

Las autoridades chinas anunciaron el pasado martes la cancelación de la otra tradicional rueda de prensa que acompañaba la sesión plenaria de la Asamblea, la del primer ministro, Li Qiang. Se había celebrado ininterrumpidamente durante tres décadas.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_