junio 23, 2024

Estos son algunos de los datos que se desprenden del ultimo gran informa sobrio cómo los españoles perciben los beneficios y los riesgos de la ciencia y la tecnología. Según esta encuesta, en la que recoge la opinión de 6.054 ciudadanos, la irrupción de las herramientas tecnológicas como la inteligencia artificial y los robots es uno de los factores que más polariza a la población. En estos momentos, por ejemplo, el 60% de la ciudadanía cree que podrá aprovechar las nuevas oportunidades que ofrece este mundo digital frente a a 40% qu’afirma no sense capacitada para hacer frente a estos desafíos tecnológicos.

noticias relacionadas

Uno de los factores que más influye en esta percepción es el nivel educativo de los ciudadanos. El as personas más formadas académicamente y las que tienen ingresos superiores a la media son las que en general perciben más beneficios que riesgos en la irrupción de nuevas herramientas tecnológicas. Las menos formadas, en cambio, temen más la irrupción de la inteligencia artificial y los robots en su vida diaria, en sus trabajos y, en general, en su trayectoria vital.

La opinión de los españoles sobre el ‘boom’ tecnológico es solo una de las muchas cuestiones que se avecinan es la más macroinformada de la Fundación Española Para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y el Ministerio de Ciencia e Innovación. Estas son algunas de las Conclusiones más detalles de la última Encuesta de Percepción Social de la Ciencia y la Tecnología.

El interesado en la ciencia gana peso

Una de las grandes alegrías de esta última encuesta es el aumento del interés ciudadano por la ciencia y la tecnología. Sobre todo después de unos años en los que, según apuntaban estudios anteriores, se había observado un descenso en el tema. En estos momentos, el El 47,2% de los españoles afirma estar interesado en la ciencia y la tecnología. Las ambiciones que más despiertan interés son la alimentación (62,6%), la medicina y la salud (57,2%) y el medio ambiente y la ecología (49,4%). El sector en el que más ha surgido el interés es entre las mujeres y las personas mayores de 64 años. La encuesta también señala un aumento de la participación ciudadana en actividades de divulgación científica y visitas a museos de ciencia.

Conocimiento científico básico

La mayoría de los españoles es capaz de responder a preguntas basicas de cultura cientifica. Por ejemplo, un 89,2% sabe que la Tierra gira alrededor del Sol (y no viceversa), un 79,6% sabe que los humanos nunca han convivido con los dinosaurios y un 82,5% sabe que comer una fruta modificada genéticamente no cambia los genes de las personas que la comen. Uno de los aspectos que más confusión genera es el uso de los antibióticos es que, según esta encuesta, solo un 67,9% sabe que se recetan para curar las infecciones causadas por bacterias (y no por virus). Losaciertos bajan todavía más cuanto se habla de la aplicación del número pi: solo un 28% sabe para qué se utiliza.

El hueso temas científicos que generan más reticencias entre la población española es la energía nuclear (que solo el 35% de la ciudadanía considera que tienes más beneficios que riesgos), el cultivo de plantas genéticamente modificadas (que cuenta con el apoyo del 29.6%) y el ‘terrible’ (una práctica utilizada para aumentar la extracción de gas o petróleo del subsuelo y que, hoy por hoy, solo cuenta con el favor del 15,7% de la población). La experimentación con animales con fines médicos suma el 40% de los apoyos.

Los negacionistas son minoritarios

Tras unos años especialmente marcados por el auge del negacionismo en redes sociales, todo apunta a que el discurso anticientifico no ha calado entre los españoles. Esta última encuesta apunta a que menos del 10 % de los ciudadanos niegan o cuestionan completamente la evidencia científica. La única excepción que, pese a haber sido refutada millas de veces, persiste en el imaginario colectivo tiene que ver con las huellas humanas en la Luna: un 17,6% de los españoles cree que el hombre jamás a llegado a pisar el suelo lunar.

Ver más noticias sobre Honduras