abril 24, 2024

NUEVA YORK

Dentro de cuatro días el expresidente de Honduras Juan Orlando Hernández Alvarado finalmente se sentará en el banquillo de los acusados ​​en un Tribunal de Nueva York.

Ayer, luego de varias horas de espera, los pedidos de los abogados del expresidente Hernández de suspender nuevamente su juicio por delitos relacionados con el narcotráfico, por un período de tres a seis meses, fueron rechazados por la Tribunal Federal para el Distrito Sur de Nueva York.

Con la decisión judicial no hay marcha atrás ni más demoras, el expresidente de Honduras entre 2014 y 2022 será sometido a un juicio con jurado a partir del martes 20 de febrero.

Claves del juicio a Juan Orlando

1. Según los fiscales, el expresidente Juan Orlando Hernández ha tenido tiempo suficiente para acceder a las pruebas que serán presentadas.

2. La Fiscalía Federal dice que “el abogado defensor de Juan Orlando Hernández ha tenido años para reunirse con el acusado y prepararse con él”.

3. Se rechazó llamar a hondureños a declarar en el juicio al expresidente, debido a que “no existe autoridad para citar a ciudadanos no estadounidenses en el exterior”.

4. Según expertos, el juicio contra Juan Orlando Hernández terminará con cadena perpetua, al igual que la de su hermano Tony Hernández.

“Se rechaza la solicitud del acusado de un aplazamiento del juicio de 90 a 180 días presentada el 15 de febrero de 2024 aproximadamente a las 6:36 pm. El tribunal emitirá una orden más estricta a su debido tiempo. El juicio por este asunto se iniciará el día 20 de febrero de 2024 a las 9:30 horas en la Sala 26 b. «Así se ordena», indica el fallo del juez Kevin Castel, del Distrito Sur de Nueva York.

La defensa afirmó en un documento que el debate debería detenerse e iniciarse en otra fecha porque el expresidente no había tenido tiempo suficiente para revisar la gran cantidad de pruebas que la Fiscalía presentará en su contra.

Asimismo, tenía previsto presentar como testigos a un grupo de personas que residen en Honduras.

“En total, el Gobierno produjo más de 3,300 páginas de informes redactados y sin clasificar, de los cuales alrededor de 2,200 fueron producidos desde el 13 de enero de 2024, todos los cuales están marcados como confidenciales y solo pueden ser revisados ​​por el acusado en presencia de un abogado”, apoyó la defensa de Hernández.

Señaló que el expresidente había identificado a un grupo de testigos a quienes quería citar. “Muchos (si no todos) de ellos residen en Honduras. Me han informado que algunos de estos testigos pueden tener visas para viajar a los Estados Unidos y a algunos se les han revocado las visas. “Si estos testigos de hecho no pueden viajar a Estados Unidos, tendríamos que pedirle a la Corte que los haga testificar de forma remota y hacer esos arreglos”, indicó la defensa.

Pero los fiscales de Manhattan se adelantaron y rechazaron las intenciones de los abogados de Hernández.

Respecto al poco uso de una computadora, La oficina del fiscal declaró que “tales declaraciones malinterpretan la adaptación que se le está otorgando al acusado mediante el uso de esta computadora portátil personal y no proporcionan una base adecuada para un aplazamiento”.

En relación a la cantidad de documentos y pruebas, afirmó que el imputado ha tenido acceso a todos los informes y “la declaración del imputado sobre el volumen de estos materiales es inexacta”.

El Oficina del Fiscal de los Estados Unidos dice que “el abogado defensor de Juan Orlando Hernández «Ha tenido años para reunirse con el acusado y prepararse con él en persona».

Juan Orlando Hernández Ha sido visitado repetida y frecuentemente por sus abogados y abogados senior, asistentes legales. Tampoco fueron las reuniones del acusado con sus abogados el único medio por el cual tuvo que revisar el descubrimiento en preparación para el juicio», argumenta el tribunal en el escrito. La oficina del fiscal.

También rechazó la intención de citar a posibles testigos en Honduras en virtud de que “no existe autoridad para citar a ciudadanos no estadounidenses en el exterior”.

En ese sentido, los fiscales expresaron que están preparados para asistir al debate que, según ellos, durará dos o tres semanas.

Será durante el juicio cuando Hernández Alvarado, según la Fiscalía, «tendrá tiempo suficiente durante la presentación del caso ante el Gobierno para consultar con su abogado defensor si debe declarar en el juicio».

Audiencia CIPA

Durante una audiencia de información clasificada bajo la Ley CIPAEl juez Castel también dio un fuerte revés a las pretensiones de Hernández Alvarado de revelar durante el juicio los nombres de actuales y ex funcionarios de Estados Unidos y de cargos como el Agencia Antidrogas (DEA), el Comando Sur, el Departamento de Estado y el Departamento de Justicia.

“De conformidad con la Sección 6(c) de la Ley CIPA, aplicación 18 USC. 3 6(c), el Gobierno ha propuesto sustituciones en los Anexos A y B de su presentación clasificada del 16 de febrero de 2024”, señala la resolución judicial emitida ayer.

El expresidente de Honduras fue extraditado a Estados Unidos tras ser acusado de conspiración para importar cocaína a Estados Unidos, uso y porte de ametralladoras, y conspiración para promover el uso de ametralladoras y artefactos destructivos.

Es decir, Hernández no puede revelar tácitamente los nombres de organizaciones, agencias y nombres específicos de funcionarios estatales actuales y anteriores.

“El tribunal celebró una audiencia clasificada en la tarde del 16 de febrero de 2024. El tribunal determina que las sustituciones propuestas según la Sección 6(c) brindarán al acusado sustancialmente la misma capacidad para presentar su defensa que la divulgación de la información clasificada específica. y, por lo tanto, se aprueban estas sustituciones y se harán dichas sustituciones. “Así se ordena”, indicó. Kevin Castel.

A las 9:30 am hora de Nueva York, 8:30 am de Honduras, comienza el juicio en el Tribunal del Distrito Sur de Nueva York, a cargo del juez Kevin Castel.

Por criterio de la abogada e investigadora Carolina Meléndez, el juez permitió a Hernández utilizar los anexos A y B de los documentos clasificados que quiere utilizar para su propia defensa, pero que deben ser palabras sustitutas de los nombres reales de las agencias con las que trabaja. para garantizar la seguridad del proceso.

«No se puede revelar explícitamente el nombre de la información, por ejemplo, el nombre de agencias, personas, eventos específicos, pero se puede hacerlo de manera sustituta», dijo.

Pero, «si durante el juicio Hernández comienza a revelar nombres de agencias, el juez lo silenciará y la Fiscalía se opondrá».

Evidencia

Tras la designación de los 12 ciudadanos que conformarán el jurado del juicio a Hernández, la Fiscalía ratificará su acusación y comenzará a recolectar las pruebas.

Hay al menos una decena de testigos, entre ellos, los narcotraficantes Víctor Hugo Díaz Morales, alias el Rojo; Alexander Ardón, exalcalde de El Paraíso, Copán, y Devis Leonel Rivera Maradiaga, líder del cartel de Los Cachiros; el guatemalteco Fernando Chang Monroy, y Fabio Lobo, hijo del expresidente Porfirio Lobo, quienes están listos para declarar en el debate.

El presidente anterior Juan Orlando Hernándezquien está encarcelado en el Centro Correccional Metropolitano de Brooklyn, Nueva York, está acusado de tres cargos: conspiración para importar cocaína a Estados Unidos (conlleva una sentencia mínima obligatoria de 10 años y una sentencia máxima de cadena perpetua) y dos delitos graves relacionados al uso y porte de ametralladoras y artefactos destructivos durante la conspiración para importar cocaína.

Analistas dicen que Juicio a JOH desgastará al Partido Nacional

TEGUCIGALPA. El hecho de que la Fiscalía de Estados Unidos acusara al expresidente Juan Orlando Hernández de tres delitos relacionados con el narcotráfico recayó no sólo en él, sino también en el Partido Nacional. Según el abogado constitucionalista Juan Carlos Barrientos, lo mejor que puede hacer esta institución política es desengancharse y “no salir a defenderla”.

Ante las mismas críticas de la población, Tomás Zambrano, jefe de la bancada nacionalista en el Congreso Nacional, dejó claro que Estados Unidos está juzgando a uno de sus miembros y no a todo el partido político.

“El Partido Nacional está integrado por un millón 300 mil hondureños, y esos hondureños y el partido no son responsables de los hechos y acciones ni de las acusaciones contra alguno de sus miembros”, defendió.

Para Barrientos, el problema no es la acusación contra Hernández, ya que coincide en que «es un reclamo personal y no contra el Partido Nacional», sin embargo, debido a la figura que tuvo el expresidente durante ocho años al frente de la Presidencia de Honduras, crea “un mal sabor de boca” entre sus seguidores y la población en general.

El mayor ejemplo, dijo, es el voto de castigo que tuvo el nacionalismo en las elecciones de 2021, cuando Libertad y Refundación ganó varios votantes solo para que el partido de la estrella solitaria no lograra llegar al Ejecutivo.

“El Partido Nacional no tiene por qué salir a defenderlo”, aconsejó Barrientos, en referencia a las graves acusaciones que la Fiscalía de Nueva York intentará probar con pruebas ante un jurado cuando comience el juicio el 20 de febrero de 2024.

Desde que el expresidente Hernández fue extraditado al país norteamericano, los nacionalistas prácticamente se han desvinculado de él. Barrientos incluso aconsejó a allegados a Hernández que “deben desaparecer de la arena política, porque le hacen mucho daño al Partido Nacional”.

“Si siguen ahí le van a hacer mucho daño a su partido y lo van a estigmatizar de tal manera que les será difícil ganar otro proceso electoral”, advirtió.

El abogado Lester Ramírez, por su parte, opinó que el juicio “va a ser un tema que va a desgastar al Partido Nacional durante varios años y que lo van a sacar de en medio, pero la población no ve que es un problema que les afecta, más allá de la imagen internacional”.