abril 22, 2024

Juan Orlando Hernández Alvarado (55 años), conocido simplemente como JOH o “El Hombre”, hizo realidad lo que soñaba desde niño, ser presidente de la República, pero nunca pensó que su acelerada y rocambolesca carrera política terminaría. llévalo más temprano que tarde. a una celda de una cárcel de Nueva York acusado de haber participado en una conspiración que introdujo miles de kilos de cocaína a Estados Unidos.

“El Hombre”, como lo llamaban los miembros del círculo más cercano cuando le transmitían algunas de sus imperativas e incuestionables órdenes, nació el 28 de octubre de 1968 en la aldea de Río Grande de la antigua sede de la Real Audiencia de los Confines (1543 ). Gracias Lempira, en un hogar formado por el fallecido Juan Hernández Villanueva y Elvira Alvarado Castillo, quien aún sigue viva. Es uno de 17 hermanos, la mayoría de ellos único padre.

Cursó educación primaria y de ciclo común en Gracias y posteriormente sus padres lo enviaron a San Pedro Sula a estudiar en el Liceo Militar del Norte donde obtuvo el título de bachiller en Ciencias y Letras con el grado de subteniente de reserva en infantería.

Según algunos docentes de esa institución, el talentoso joven ingresó en 1983 cuando tenía 15 años. El profesor Blanca de Fúnez dijo en 2019 en una entrevista con los medios que destacaba por ser “un excelente estudiante, diligente y honesto”.

En los últimos años, como presidente, en muchas ocasiones, cuando visitó San Pedro Sula, recordó que cuando llegó por primera vez a esta ciudad tenía “mucho miedo” al cruzar las calles por “el gran tránsito vehicular”, que contrastaba con las avenidas vacías y polvorientas de su ciudad natal en aquella época.

Con la aspiración de ingresar a la órbita política, al graduarse del bachillerato, revestido de espíritu militar, abandonó San Pedro Sula y se trasladó a Tegucigalpa para estudiar la licenciatura en Ciencias Jurídicas y Sociales en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), donde, en medio de disputas ideológicas (entre 1988 y 1989), llegó a ser presidente de la Asociación de Estudiantes de Derecho tras ganar las elecciones a través del derechista Frente Unido Universitario Democrático (Fuud).

En la capital se desempeñó como escribano del Juzgado Tercero Civil de Francisco Morazán (1987-1989), escribano del Juzgado Primero Civil de Francisco Morazán (1989) y monitor de la cátedra de derecho procesal civil I de la Facultad de Derecho. y Ciencias Sociales de la universidad autónoma (1989-1992).

Política

En una entrevista que concedió al Diario LA PRENSA en 2013, dijo que su hermano Marco Augusto Hernández Espinoza, quien fue vicepresidente del Congreso Nacional en 1993, lo invitó a trabajar como asistente ejecutivo. Al poco tiempo viajó a Estados Unidos por motivos académicos. En 1995, gracias a una beca, realizó una maestría en Administración Pública con concentración en administración legislativa en la Universidad Estatal de Nueva York, Albany.

Con la formación ideológica (de derecha) adquirida en la Unah con el Fuud y con una maestría en Administración Pública, sintió que tenía el potencial para consolidarse como un auténtico líder de masas y pensó que estaba preparado para entrar de lleno. a una aventura política en Lempira. a través del Partido Nacional de Honduras (PNH). En las elecciones de noviembre de 1997, cuando Carlos Flores ganó la presidencia a través del Partido Liberal, Hernández ganó su departamento y se convirtió en diputado por primera vez.

Al regresar a la Legislatura, electo diputado, abrió nuevas puertas y comenzó a forjar calculadamente, con inobjetable certeza, una carrera política que tenía como meta la Casa Presidencial como lo había anunciado desde su colegial.

En el Congreso se desempeñó como primer secretario (2002-2006) y entre 2010 y 2014, cuando su correligionario Porfirio Lobo Sosa ganó la presidencia del país, ascendió directamente a la presidencia del Legislativo.

Siendo presidente del Congreso Nacional, Hernández preparó su camino para convertirse en presidente del país. Amplió y fortaleció sus relaciones amistosas. No sólo se ganó la simpatía de los políticos del Partido Nacional, sino también de empresarios, banqueros y miembros de la Iglesia Evangélica.

Presidencia

En las elecciones generales del 24 de noviembre de 2014, cuando se postulaba como candidato presidencial por el Partido Nacional, con el 36% de los votos, derrotó a Xiomara Castro, candidata de Libertad y Refundación (Libre).

Días antes de realizar las elecciones, en un multitudinario mitin, Hernández cerró su campaña proselitista en Gracias en compañía de los expresidentes Rafael Leonardo Callejas y Ricardo Maduro, su hermano Juan Antonio (Tony) Hernández y los dirigentes del Partido Nacional Samuel Reyes, Ricardo Álvarez, Óscar Álvarez y otros.

“Soy Juan Orlando Hernández, vengo de las tierras de Lempira, de la mano de Dios, con el apoyo de mi partido y del pueblo hondureño, voy a ser el próximo presidente de Honduras”, dijo con profunda seguridad y sin nerviosismo en un momento. que Hernández consideraba al Partido Nacional como “el más grande y efervescente de Honduras y Centroamérica”. En 2017, a pesar de que la Constitución de la República no lo permitía, Hernández se postuló para su reelección.

Tres semanas después de celebrarse unos comicios marcados por altos indicios de fraude, el disuelto Tribunal Supremo Electoral (TSE) lo declaró vencedor el 17 de diciembre con el 42,95% de los votos, con sólo una ventaja mínima del 1,7% sobre su rival Salvador Nasralla, candidato. de la llamada Alianza Opositora Contra la Dictadura, catalogado por los opositores como el político más emotivo y enojado de la historia del país.

El “indomable Lempira”, como también llamaban los hondureños a Hernández, asumió su segundo mandato en enero de 2018 envuelto en una ola de rumores y acusaciones sobre su participación en el tráfico internacional de cocaína junto a su hermano Tony que fueron reveladas por los capos del narcotráfico. las drogas extraditadas a Estados Unidos.

Durante sus ocho años de gobierno aumentó la deuda pública, tanto externa como interna, y la pobreza. Hernández se jactaba de desmantelar los cárteles de la droga y promover la extradición de los mafiosos, pero no la de su hermano Tony Hernández, capturado en Miami el 23 de noviembre de 2018 y condenado a cadena perpetua por introducir cocaína en ese país.

Durante su gobierno, según Hernández, construyó cárceles de máxima seguridad donde actualmente se encuentran recluidos los líderes de la MS-13 y Barrio 18, pero en esas cárceles también han ocurrido delitos, como el asesinato a tiros y apuñalamiento de Magdaleno Meza (presunto asociado de Tony), cuya esposa Ericka Julissa Bandy fue asesinada a tiros por un comando de hombres armados con rifles de asalto dentro de una panadería en un importante barrio de San Pedro Sula en junio de 2023.

Durante una intensa y feroz campaña política de cara a las elecciones generales de 2021, líderes políticos de la oposición criticaron a Hernández por haber instaurado una “narcodictadura” y haber cedido soberanía territorial al promover la creación de estados dentro de un estado a través de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico ( ZEDE) en uno de los cuales, según barajaban, se refugiaría para evitar la extradición en caso de que el gobierno de Daniel Ortega en Nicaragua o Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel, no lo aceptaran como un favor. personal para el traslado de la embajada de Honduras de Tel Aviv a Jerusalén.

En noviembre de 2021, Xiomara Castro, candidata presidencial del partido Libertad y Refundación (Libre), derrotó decisivamente al líder del Partido Nacional, Nasry Asfura, y asumió en enero de 2022 en el Estadio Nacional en un acto de entrega de mando al que Hernández no asistió y en el que participaron varios presidentes de la región, el rey Felipe VI de España y la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris.

El 14 de febrero el gobierno de Castro recibió una comunicación de Estados Unidos en la que solicitaban la extradición de Hernández por haber participado en una conspiración que trajo más de 500.000 kilos de coca a ese país. Un día después, Ramón Sabillón (en ese momento nuevo ministro de Seguridad) encabezó el operativo policial en la capital para detener al expresidente frente a la puerta de su casa.

Esposado y encadenado de pies y manos y con un chaleco antibalas, las autoridades trasladaron a Hernández a una unidad especial de la Policía Nacional donde estuvo retenido hasta el 21 de abril de 2022, cuando un avión de la Agencia Antidrogas (DEA) lo trasladó desde Tegucigalpa a Estados Unidos para enfrentar un juicio.

El gran líder del Partido Nacional en los últimos tiempos, esposo de Ana García y padre de cuatro hijos, deberá someterse a un juicio el próximo 5 de febrero de este año, a partir de las 10 de la mañana, ante el juez Kevin Castel que condenó a Tony por narcotráfico.

En el juicio, Hernández, mago de la estrategia política y prestidigitador del poder, tendrá inevitablemente que escuchar a los patrones hondureños, que afirman haber recibido varios millones de dólares del mexicano Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, conocido como El Chapo, exlíder de el cartel. Sinaloa.

Durante los días del juicio, el hombre más importante dentro de la mafia hondureña, según la DEA y la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, volverá a escuchar de boca de los capos y testigos cómo murió realmente su hermana Hilda Rosario Hernández Alvarado. , quien, según el exgobernante, murió en un accidente que involucró a un helicóptero de la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) en diciembre de 2017.