abril 24, 2024

TEGUCIGALPA, HONDURAS. – La Junta de Dirección Universitaria (JDU), órgano rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah), se encuentra inmersa en el crucial proceso de selección, elección y nombramiento del nuevo rector y demás autoridades que dirigirán la institución durante los próximos cuatro años.

En la categoría de rectoría son siete aspirantes a liderar la institución, entre ellos figuras de reconocida trayectoria, como el actual rector Francisco Herrera; el economista y político Nelson Ávila; el doctor en derecho penal y exjefe de investigaciones del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), Odir Fernández; y el científico y exdecano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Unah, Marco Tulio Medina.

Completan este grupo René Antonio Martínez, Gustavo Alfonso Bonilla y la doctora María Victoria Zelaya, exdecana de Química y Farmacia.

El rector solo es uno de los cargos a elegir. Actualmente, hay 94 candidatos para 23 cargos en la institución que esperan ser ostentados por académicos en un período de 2024 a 2028: rector, vicerrectores, decanos y directores de centros regionales de Unah-VS y Valle del Aguán.

Sin embargo, en cada etapa la cifra irá disminuyendo, según dijo a LA PRENSA Premium Osman Martínez, presidente de la JDU. Por ejemplo, el número inicial en la primera convocatoria fue de 87, pero luego de pasar por un proceso riguroso de verificación y subsanación de documentos la cifra se redujo significamente a 50 postulantes.

Cada aspirante, incluyendo los de otros cargos, debe someterse a un proceso exhaustivo de evaluación, que incluye pruebas psicométricas, entrevistas públicas y presentación de planes de trabajo. Este proceso culminará con la decisión de la JDU, que realizará los nombramientos y la juramentación de las nuevas autoridades a inicios de diciembre.

”Los miembros de la JDU venimos del mundo académico, conocemos los procesos de investigación científica y elaboramos una serie de instrumentos con los que vamos valorando lo que presentan los postulantes”, expresó Martínez.

Para llegar a la etapa final, cada candidato debe alcanzar mínimo un 80% de evaluación. Después, se somete a votación entre la JDU, donde se debe obtener el apoyo de las dos terceras partes, es decir seis de los nueve votos, según el artículo 28 del reglamento de elección.

Desde su fundación en 1847, la máxima casa de estudios ha tenido el liderazgo de 50 destacados académicos en el cargo de rector. De este grupo, 32 sirvieron en el período previo a la autonomía institucional, mientras que 18 lo hicieron en el periodo autónomo.

El próximo rector, el número 51 en la historia de la Unah y quien asumirá su cargo desde el 2024 hasta el 2028, enfrentará diversos desafíos y problemáticas que aquejan a la institución, tales como la inseguridad, protestas, la persistente falta del 6% del presupuesto nacional destinado a su gasto e inversión, así como la saturación de diversas carreras, entre otros desafíos.

Reelección

Una de las candidaturas con más perfil a la rectoría de la máxima casa de estudios ha sido la del actual rector Francisco Herrera, quien ha ocupado la posición de forma interina desde 2017. La postulación del académico -entre otras autoridades que han optado por reelegirse en otros cargos- ha causado molestia en los diferentes frentes estudiantiles y en otros grupos sociales.

”Nosotros mantenemos la posición de que las elecciones son un proceso ilegal y únicamente se están realizando para validar en sus cargos al señor Francisco Herrera y a su grupo de autoridades más cercanas”, expresó Andy Moncada, vocero y coordinador de Poder Estudiantil (Podés), la alianza de asociaciones de centros regionales y organizaciones de la Unah.

Pero no solo se trata del rector Herrera, pues Celín Sánchez, vocero de la Asociación de Estudiantes de Ingeniería de la Unah, dejó claro a este rotativo que para cualquier candidato que resulte elegido tendrán la misma postura.

”No queremos proceso manchados por corrupción. La solución a este conflicto es tener una elección de la JDU de manera legal y que estén incluidos todos los participantes de los tres sectores universitarios docentes, administrativos y estudiantes”, mencionó.

Las inquietudes estudiantiles se fundamentan en la supuesta falta de legitimidad en la elección de la Junta de Dirección Universitaria (JDU), así como en alegaciones de persecución a representantes estudiantiles durante el proceso de elección. A pesar de estas preocupaciones, la JDU ha defendido la independencia del proceso electoral y rechazado cualquier injerencia externa.

“La selección, elección y nombramiento de autoridades es exclusivamente de la JDU, no podemos aceptar injerencia porque nosotros mismos queremos ver que se cumpla la ley”, expresó Martínez.

En ese contexto y aún con el rechazo de varias asociaciones estudiantiles, Herrera, médico general con maestría en Anatomía Patológica y quien alguna vez catalogó el cargo como “demandante y extenuante”, decidió postularse para un segundo período, respaldado por las normativas de la institución que lo habilitan para concursar.

LA PRENSA Premium intentó comunicarse con el académico para conocer su propuesta en caso de quedar en el cargo por segundo vez -en esta ocasión por un proceso de nombramiento-, pero se excusó diciendo que estaba en un encuentro internacional latinoamericano en Comayagua.

« ”Es crucial hacer que todos los estudiantes aprendan sobre investigación científica” «

Nelson Ávila, político y exministro que aspira al cargo de rector de la UNAH

Odir Fernández: una visión moderna

Por su parte, el abogado Odir Aarón Fernández, exjefe de investigaciones del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), se posiciona como uno de los candidatos más fuertes en la contienda por la rectoría de la UNAH, según la opinión de expertos en la materia.

Siendo el más joven de los candidatos, con 36 años, el togado aspira a introducir una perspectiva moderna hacia la administración y dirección de la educación superior para transformar y expandir la enseñanza a lo largo y ancho del país.

“He observado que las autoridades en las últimas décadas no han tenido acercamiento con la comunidad estudiantil y observo esta posibilidad como la oportunidad que Dios me da para impulsar proyectos y programas actualizados que permita a los jóvenes y adultos tener una oportunidad de vida para el sustento propio y de sus familias”, expresó Fernández.

Sus ideales se ven reflejados en su preparación, pues a no llega a los 40 y ya posee dos maestrías (una en Derecho Penal y Procesal en la Unah y otra en Derecho Penal Económico en España), así como dos doctorados: en Ciencias Penales y en Derecho Constitucional.

En conversación con LA PRENSA Premium, Fernández explicó que para asegurar una educación de excelencia, la UNAH debe orientarse hacia programas innovadores que se ajusten a los cambios tecnológicos actuales, aspectos que planea integrar en su gestión si fuera elegido.

“Dentro de mis planes iniciales está fomentar la investigación, movilidad estudiantil y docente, de manera que permita a los miembros de nuestra comunidad conocer otras experiencias que puedan implementarse en el país”, mencionó.

Asimismo, se comprometió a realizar una exhaustiva revisión de la Prueba de Aptitud Académica (PAA), priorizar el fortalecimiento de los centros regionales, mejorar las ofertas académicas y fomentar una mayor participación de la comunidad estudiantil en decisiones de relevancia.

“Necesitamos una Unah abierta al pueblo y que genere la mayor certidumbre en el que los alumnos no sientan que las tomas y el faltismo docente les va a atrasar”, manifestó el experto, quien es también catedrático, asesor, consultor independiente y presidente el comité de auditoría del Inpreunah en representación del Consejo Universitario.

También fue representante de la Unah ante la Junta Proponente durante el proceso de selección del fiscal general y fiscal general adjunto de la República en el período 2023-2028.

Informó su retiro del CNA en mayo de 2022, argumentando su deseo de emprender proyectos académicos centrados en la lucha contra la corrupción, lo que posiblemente lo vinculó con la posible postulación para la rectoría de la Unah.

”Los candidatos deben hacer propuestas enmarcadas dentro el plan estratégico de la cuarta reforma”

Nelson Ávila: preparación y experiencia

Otro de los candidatos prominentes es el político y exprecandidato presidencial Nelson Ávila, reconocido por su dedicación a la lectura y su impresionante trayectoria académica. Ávila, de 71 años, cuenta con ocho títulos universitarios, dos doctorados y siete posdoctorados. Como si fuera poco, maneja cinco idiomas.

Ávila ha ejercido como catedrático en diversos niveles educativos y ha destacado como consultor, conferencista, asesor y autor de al menos ocho libros y 11 artículos publicados en revistas de renombre. Su extensa preparación y conocimientos lo colocan como uno de los principales candidatos para la posición de rector.

El experto, en exclusiva para este rotativo, compartió que su motivación principal para postularse radica en su compromiso con el desarrollo académico y social del país, buscando abordar la compleja situación que atraviesa la universidad. Desde su perspectiva, la institución requiere una reorientación integral.

”La Unah es un caos en todos los niveles: financiero, político, democrático, legal y operativo que requiere de un equipo y una visión diferente. Es posible construir una universidad de excelencia aún con los recursos que dispone la institución”, enfatizó.

El doctor Ávila presenta una propuesta enfocada en democratizar la alma máter, fortalecer la formación científica del cuerpo docente y abrir oportunidades académicas en entornos virtuales para hondureños en el extranjero y en áreas remotas del país, así como para individuos de diversas nacionalidades. Esta estrategia también busca contrarrestar la disminución en la matrícula estudiantil que amenaza a la universidad.

”Son casi dos millones de personas entre Estados Unidos, España, México, Canadá, esencialmente. No olvidemos que ahora estamos en el siglo XXI, no solamente para las personas residentes en el exterior, sino que también para aquellos hondureños residentes en lejanías, en donde a veces solamente se puede llegar a través de información satelital y no por otra vía”, expresó.

Ávila, convencido de que mejorar las condiciones del centro universitario depende en gran medida de la voluntad, se compromete a integrar la investigación científica de manera permanente en todas las áreas académicas. Asimismo, propone una “liberación” en la institución para reevaluar ideas y perspectivas de la comunidad universitaria, con el fin de definir una reforma verdadera y significativa.

”Es crucial hacer que todos los estudiantes aprendan sobre investigación científica en todas las asignaturas, en todas las formaciones, para que podamos entender que una universidad sin investigación científica no es universidad”, explicó.

« “Necesitamos una Unah abierta al pueblo y que genere la mayor certidumbre ” «

Candidato Odir Fernández, abogado y exjefe de investigación del CNA

Marco Tulio Medina: Excelencia

El científico, médico y exdecano de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNAH, Marco Tulio Medina, es otro de los candidatos que se posiciona como un fuerte candidato, dada su experiencia desarrollada y conocimiento en cargos de educación superior durante aproximadamente 37 años.

En una entrevista con LA PRENSA Premium, el médico de 64 años compartió sus propuestas, entre las que destaca el impulso a la investigación científica tanto para docentes como para estudiantes en la universidad, la expansión de carreras tecnológicas e innovadoras, la promoción del diálogo intrauniversitario, la mejora de la gestión administrativa y la cooperación internacional.

“Mi principal plan es la de elevar el nivel académico, investigativo, administrativo y de gestión de la Unah con el objetivo de formar una masa crítica académica a nivel de docentes y estudiantes que fomenten el desarrollo de Honduras”, expresó.

Graduado como médico general de la misma institución que ahora busca liderar, Medina se especializó en neurología en México, así como en neurofisiología y epileptología pediátrica en Francia e Inglaterra. También destaca entre los 20 principales investigadores hondureños según el ranking de la Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec).

En línea con pensamientos de figuras destacadas como José Cecilio del Valle, Sir Salvador Moncada y el psicólogo Raymond Cattell, Medina enfatiza la participación estudiantil en todos los procesos universitarios durante su eventual mandato en la alma mater.

“Se requiere de un diálogo continuo, la inclusión de los estudiantes en todas las comisiones de trabajo, promoviendo un ambiente de mutuo respeto y colaborativo. Solo unidos en forma sinérgica podemos mejorar la Unah”, expresó.

Otra propuesta clave será la recuperación de la matrícula estudiantil mediante becas para aquellos de bajos recursos, la reformulación de la Prueba de Aptitud Académica (PAA) en colaboración con la Escuela de Psicología de la Unah y una mayor cooperación con la Secretaría de Educación.

Método de selección

Para la selección de los candidatos idóneos para cada cargo, las autoridades de la JDU analizan los documentos e información presentada.

Se deben cumplir con una serie de criterios y estándares. Por ejemplo, en la categoría de “formación y aportes académicos”, subcategoría “investigaciones y publicaciones científicas”, los miembros de la JDU verifican la cantidad de publicaciones, en cuáles revistas divulgó el escrito y sus debidas valoraciones, entre otros apartados.

La semana pasado culminó la etapa de denuncias, donde los candidatos debieron solventar las acusaciones documentadas y comprobadas para seguir en el proceso de elección.

El siguiente paso de la elección son las pruebas psicométricas, seis en total, a las cuales se sometieron los 50 candidatos de la primera convocatoria el pasado sábado en las instalaciones de la Unah. Aunque fue una jornada pesada, los postulantes dijeron estar contentos por la transparencia y organización demostrada en el proceso.

Las pruebas fueron realizadas por un equipo de expertos del Centro de Experimentación e Investigación Aplicada en Psicometría y Evaluación (CEI-TEST), quienes posteriormente deberán entregar un informe especializado sobre cada uno de los candidatos.

Esta etapa dará paso a una evaluación cualitativa, que incluirá dos entrevistas focalizadas en conocimientos sobre educación superior y la presentación del plan de trabajo propuesto para el cargo al que aspira el candidato.

“Deben explicar qué pretenden realizar, una propuesta que esté enmarcada la visión dentro el plan estratégico de la cuarta reforma y todos los elementos que tienen que ver con los cambios de paradigma que se den y las recomendaciones de los diferentes autores organizacionales en materia de educación, que va a reconfigurar todos los sistemas educativos”, explicó Martínez.

Martínez reconoció que no todos los candidatos tienen experiencia en la gobernanza universitaria, un criterio vital para la Junta de Dirección Universitaria, dadas las competencias que implica el campo y el cargo de rector de una entidad de tal magnitud como la UNAH.

En todo caso, quien quede implementará su visión el próximo año, con la expectativa de que, a través de propuestas visionarias, encaminen la institución hacia un futuro de excelencia académica y estabilidad institucional, dos metas fundamentales para la comunidad universitaria.