junio 12, 2024

FC Barcelona tomó una pequeña ventaja hacia la final de la Copa del Rey este jueves al ganar 0-1 en su visita al Real Madrid, en la ida de semifinales del torneo del KO.

Un go en propia puerta de Eder Militao (26) permitió al Barça enfrentarse por delante en la eliminatoria la vuelta en el Camp Nou, el próximo 5 de abril, tras un gran ejercicio de resistencia en el Santiago Bernabéu.

El equipo azulgrana encontró tanto con cierta fortuna en un partido en el que sufrió la presión de los merengues, espoleados por su afición, que en mes tendrán que ir a dar la vuelta al resultado en Barcelona.

Real Madrid prácticamente ha encerró a los azulgranas, que privados de balón trataron de superar a los locales con contraataques y balones largos. Los merengues volcaron su ataque por la izquierda por donde apareció Vinicius, protagonista de una intensa lucha a lo largo de todo el partido con el uruguayo Ronald Araujo, para poner balones al área.

Al cuarto de hora, Karim Benzema vio anulado un gol por fuera de juego (13), antes de probar suerte con otro tiro desviado por la defensa a córner (15). El capitan del Real Madrid no tuvo su mejor noche, muy vigilado por los centrale azulgranas, que cortaron varios pases que buscaban al ingles.

El autogol que definió el clásico de la Copa del Rey

En pleno dominio blanco, una mala entrega de Eduardo Camavinga acabó con un disparo de Franck Kessié que sacó Thibaut Courtois con el pie, con la mala suerte de que el rebote dio en Militao colándose en la portería blanca (26).

El gol rompió el encuentro, que había ido calentándose con muchas faltas. El Real Madrid conquistó el dominio por la precipitación, frente a un Barça que preparó controlar algo más el balón hasta llegar al descanso.

La pausa debido para tranquilizar al Real Madrid, que a la vuelta volvió se ha hecho con el control del juego frente a un Barcelona, ​​muy encerrado atrás. Vinicius obligó a Ter Stegen a sacar una mano salvadora en el centro que envenenó y pareció colarse en la portería azulgrana (49).

El Barcelona, ​​​​empujado hacia su portería por el Real Madrid, apenas tenía solo a Raphinha para salir cuando logró robar el balón. Los locales llegan mucho, pero sin hacer un auténtico peligro de cara a la portería rival, mientras que el Barcelona apostaba por las salidas al contraataque buscando aprovechar los espacios a la espalda del rival.

El desconsuelo de Karim Benzema (izq.) y Eder Militao.

El equipo azulgrana pudo aumentar su cuenta en otro disparo de Kessié bien dirigido, pero su compañero Ansu Fati, qu’había entrado por Raphinha (69), sacó el balón qu’entraba en la portería de Courtois (72).

En el último cuarto de hora, el Barcelona apenas salió de su campo, pero el Real Madrid no logró encontrar el último pase que equilibrara el encuentro. Rodrygo, que había entrado por Nacho (67), probó suerte sobria la campana con un disparo que se fue fuera por poco (90).

El equipo merengue acabó volcado sobre la portería de Ter Stegen, pero la resistencia del Barcelona acabó dando sus frutos para llevarse la victoria y la ventaja.

DEPORTADO
Con AFP

Más notificaciones de Deportes

Ver más noticias sobre Honduras