abril 24, 2024

La guerra de Gaza reverbera en varios frentes de Oriente Próximo después de haber causado cerca de 25.000 muertos en más de un centenar de días de hostilidades contra la milicia palestina de Hamás. En el ataque más mortífero atribuido a Israel en Siria desde el inicio de la contienda, al menos cinco miembros de la Guardia Revolucionaria iraní han perdido la vida este sábado en Damasco.

Según informó la televisión iraní, entre las víctimas mortales se encuentra el jefe del servicio de inteligencia y otros altos mandos de la misión de Irán que asesora al régimen del presidente sirio, Bachar el Asad. La explosión causada por una oleada de misiles, presumiblemente disparados desde cazabombarderos israelíes desde el espacio aéreo libanés, arrasó por completo el edificio de cuatro plantas que servía como residencia a los asesores militares iraníes en el distrito de Mazzeh del oeste de la capital siria, en una zona próxima a un antiguo aeropuerto militar.

Irán ha condenado el ataque de Damasco, que ha calificado como “desesperado intento de propagar la inestabilidad por la región”, según advirtió un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores en Teherán. “Irán se reserva el derecho a responder en el lugar y tiempo adecuados al terrorismo organizado del falso régimen sionista”, recogía el comunicado oficial difundido a través de la red social X, antes Twitter.

En su línea habitual de silencio respecto a Siria, los portavoces de las Fuerzas Armadas israelíes declinaron confirmar la autoría del ataque, que lleva el sello de los golpes de represalia del Estado judío. La aviación israelí ha bombardeado centenares de objetivos en Siria desde 2011, cuando estalló una larga y sangrienta guerra civil en el país árabe, aunque solo se ha atribuido un puñado de esas acciones.

Fuentes de los servicios de seguridad sirios citadas por Reuters señalaron a Israel como autor del lanzamiento de “misiles de precisión”, algunos de los cuales fueron interceptados por los sistemas defensivos de Damasco, y aseguraron que cinco personas de nacionalidad iraní habían muerto en el ataque.

Miembros de la Yihad Islámica

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, ONG que cuenta con informadores sobre el terreno, indicó que en la zona de Mazzeh donde se produjo el ataque viven también miembros de la Yihad Islámica palestina, la principal milicia aliada de Irán en la franja de Gaza. Un portavoz del Observatorio aseguró que al menos 10 personas habían muerto, sin contar las que pudieran haber quedado atrapadas entre los escombros, al colapsar el edificio destruido. Ha contabilizado cinco iraníes, entre ellos tres comandantes de la Guardia Revolucionaria, tres empleados sirios, un iraquí y un libanés.

La televisión iraní informó de que se habían producido víctimas entre “fuerzas sirias”, sin ofrecer más detalles. El pasado diciembre se registraron dos ataques atribuidos a Israel en los que murieron tres miembros de la Guardia Revolucionaria iraní en el área metropolitana de Damasco.

La operación con misiles de este sábado se produce después de la destrucción con misiles balísticos iraníes del considerado “cuartel general de espionaje” de Israel en Erbil, capital del Kurdistán iraquí, en el que perecieron cuatro civiles, según las autoridades del Gobierno regional kurdo en el norte de Irak. La Guardia Revolucionaria afirmó el pasado martes que el objetivo era “una de las principales sedes de la agencia de espionaje israelí Mosad en el Kurdistán iraquí”. La acción se llevó a cabo en respuesta al bombardeo israelí que mató en diciembre al comandante de la Guardia Revolucionaria Razi Musavi cuando se encontraba en Damasco.

En el vecino Irak, un militar iraquí ha sufrido heridas graves y varios soldados estadounidenses presentan lesiones leves tras el ataque con una veintena de misiles registrado este sábado contra la base aérea de Ain al Asad, en el oeste de Irak y próxima a Bagdad. La mayoría de los misiles fueron interceptados por el sistema de defensa antiaérea de la base, según fuentes militares iraquíes citadas por Efe, que apuntan a la milicia proiraní Resistencia Islámica en Irak como responsable del lanzamiento de los proyectiles.

Ofensiva en el norte y el sur de Gaza

En la franja de Gaza, mientras tanto, Israel prosigue una ofensiva a gran escala en Jan Yunis, en el sur, y en algunos puntos de Yabalia, en el norte, pese a que hace semanas que el ejército se replegó de esa última zona. Según el Ministerio de Sanidad de Gaza, controlado por Hamás, la cifra de muertos palestinos en la ofensiva israelí se eleva ya a 24.927. Tras más de una semana de apagón casi total de comunicaciones, la conexión telefónica y a través de internet se ha ido recuperando gradualmente este sábado en la Franja.

La aviación de Israel ha lanzado este sábado panfletos sobre Rafah (sur de Gaza) en los que insta a los palestinos desplazados por la guerra a ayudarles a encontrar a los más de 130 rehenes israelíes que aún permanecen en poder de las milicias palestinas, secuestrados en los ataques del 7 de octubre.

En el frente abierto en el norte con la milicia proiraní de Hezbolá, al menos cuatro personas han muerto este sábado en un ataque con drones de Israel que tuvo como objetivo un vehículo en el sur del Líbano. Según informaron fuentes oficiales en Beirut, los fallecidos eran milicianos palestinos vinculados a Hamás en el exilio.

Protesta contra el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, el sábado en Tel Aviv.ABIR SULTAN (EFE)

Netanyahu se enroca contra el Estado palestino

El primer ministro israelí siempre, Benjamín Netanyahu, se ha mostrado en contra de la creación de un Estado palestino en los territorios anteriores a la ocupación militar de 1967. Lo ha dejado patente desde su primer mandato al frente del Gobierno (1996-1999) y en los 15 años casi ininterrumpidos que lleva en el poder. Salvo en el periodo 2017-2021, con el republicano Donald Trump en la Casa Blanca, le ha tocado lidiar con presidentes demócratas —Bill Clinton, Barack Obama y, ahora, Joe Biden—, partidarios de un proceso de paz que incluya la solución de los dos Estados con una Palestina independiente.

En las últimas horas, el jefe del Gobierno israelí se ha visto obligado a uno de sus habituales ejercicios de equilibrismo político. El jueves se pronunció abiertamente en una conferencia de prensa en contra de la solución política de los dos Estados, que goza de consenso generalizado en la comunidad internacional. “Israel debe tener el control de la seguridad de todo el territorio ubicado al oeste del río Jordán. Es una condición necesaria, que está en contradicción con la idea de soberanía palestina”, advirtió.

El viernes le telefoneó Biden para interrogarle sobre el alcance de sus declaraciones. El presidente de EE UU dio a entender horas más tarde ante los medios de su país que, tras la conversación con el primer ministro, “con Netanyahu [en el poder] no era imposible” la existencia de un Estado palestino.

El gabinete del mandatario israelí ha distribuido este sábado un comunicado en que se desmarca de la Casa Blanca con precisiones sobre el contenido de la conversación con Biden. “El primer ministro reiteró que, después de que Hamás sea destruido, Israel debe mantener control de seguridad sobre Gaza para garantizar que Gaza no suponga una amenaza para Israel, un requisito que contradice la demanda de soberanía palestina”, rezaba el texto difundido.

Netanyahu ha vinculado su permanencia en el poder a una victoria contundente en la guerra de Gaza. Pero después de más de 100 días de contienda, los israelíes comienzan a emitir señales de descontento sobre la gestión del conflicto. Miles de personas se han concentrado en la noche del sábado en el centro de Tel Aviv para reclamar la convocatoria inmediata de elecciones con el fin de designar un nuevo jefe de Gobierno. Varios centenares de israelíes, tanto árabes como judíos, han marchado también por las calles de Haifa (norte), en una de las primeras manifestaciones autorizadas contra la guerra en Gaza desde el inicio del conflicto. Las autoridades intentaron vetar o restringir la marcha, pero el Tribunal Supremo ha avalado el derecho a corear dentro de Israel, según ha informado la prensa hebrea, lemas contra el “genocidio palestino en Gaza”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_