abril 22, 2024

San Pedro Sula, Honduras.

La Capital Industrial cuenta con 1.200 kilómetros de vías no pavimentadas y 1.300 de vías pavimentadas.

La primera vía en ser pavimentada con asfalto fue la Avenida Domingo Vásquez, o Avenida 3, también conocida como Calle del Comercio. Corría el año 1958 cuando Ramón Valerio Pineda era alcalde de la ciudad.

Más de 40 nuevos proyectos se construirán en el noroeste de SPS

Luego se colocó el primer pavimento de hormigón hidráulico en los alrededores del mercado de Guamilito, recuerda el exadministrador de infraestructura, Samuel Paredes.

Desde entonces las vías han recibido mantenimiento, pero Paredes coincide con otros profesionales de la infraestructura en que el pavimento SPS, en su mayor parte, ya cumplió su vida útil.

El administrador de infraestructura municipal, Luis Saa, explica que cada año se invierten entre 250 y 300 millones de lempiras para mantener las calles pavimentadas y de tierra. “Son unos 220 millones en calles de tierra y el resto en pavimento asfáltico, hormigón hidráulico y adoquines”, explicó.

Con recolectora protegerán a más de 2.500 personas en la ciudad

Saa dice que en el centro histórico de la ciudad hay mucho asfalto, y los nuevos desarrollos y vías que se están pavimentando se están haciendo con concreto hidráulico, porque la vida útil es más larga y en términos de costos es relativa. “El asfalto tiene una vida útil de 10 años con un mantenimiento constante y en el hormigón hidráulico tenemos una vida útil de 20 años con menos mantenimiento”, explica.

Una vez que el pavimento llega a su vida útil con mantenimiento, aumentamos un poco más esa vida a unos cuatro o cinco años, dice Saa, reconociendo que una buena parte ya cumplió su vida útil.

Explica que esta cantidad de kilómetros pavimentados, que es casi igual a los de tierra, se debe al crecimiento de los cuatro ejes.

“En el caso del norte creció en orden porque los inversionistas hacen todo lo relacionado con infraestructura, pero sectores como Chamelecón, Los Cármenes y Cofradía fueron ocupaciones irregulares, y eso provocó un exceso de calles de tierra”, detalla.

Reveló que Cofradía es la que menos calles pavimentadas tiene y por eso hay interés por parte de la actual administración de brindar calidad de vida a sus habitantes.

Por su parte, el expresidente del Colegio de Ingenieros Civiles, José Avilés, asegura que el pavimento tiene una vida útil, que en su mayor parte, en la ciudad, ya se cumplió, por lo que el municipio tendrá que evaluar la actual estado de las vías y generar un plan de repavimentación, dando prioridad a las vías más dañadas y con mayor tránsito.

“Urge un plan y un seguimiento”

La gran mayoría de las calles ya han cumplido su vida útil. Estos pavimentos están diseñados para 20 años y tenemos pavimentos que tienen más de 60 años.

“Es urgente hacer un plan de mantenimiento de todas las calles de la ciudad, que es una tarea que no puede ser realizada por una sola administración pero sí tiene seguimiento”, dice el ingeniero profesional Rubén Lozano.

Sería interesante que una administración desarrollara el plan y que hubiera un compromiso de quienes vengan a ejecutar ese plan y a respetarlo para recuperar las calles. Tenemos claro que un proyecto de esta naturaleza tiene costos muy altos pero es necesario y urgente porque vemos los daños en las vías, especialmente en el centro de la ciudad. Es preocupante que no se piense en circunvalar la ciudad y que las carreteras locales reciban esta gran cantidad de transporte pesado.

Hay vías que se han vuelto nacionales, como el segundo anillo, donde, a pesar de la inversión, los daños al pavimento serán grandes porque por la zona pasa demasiado transporte pesado. Pero en lugares dentro del primer anillo es momento de hacer un inventario, un plan y un seguimiento.