abril 12, 2024

Parte 2/2

TEGUCIGALPA, HONDURAS.- RESUMEN. En Honduras, la muerte violenta de mujeres se ha convertido en un fenómeno social de gran impacto, basado en que las mujeres son “aparentemente, y por viejas tradiciones, débiles, y, por tanto, hay que protegerlas, valorarlas, defender sus derechos. » derechos y protegidos, moral y jurídicamente, su integridad física y su vida. Esto ha sido definido desde la antigüedad, tanto es así que el Talmud dice claramente que “Dios cuenta cada lágrima de una mujer, y ¡ay! «El que la hace llorar.» Y el Corán dice: «La mujer es delicada y parece una flor».

A partir de aquí se debe salvaguardar la vida de la mujer; Sin embargo, cada vez son más las mujeres que riegan con su sangre la tierra hondureña; y son cada vez mayores los gritos de quienes los protegen y defienden, exigiendo justicia para quienes han sido víctimas de la violencia.

Primera parte: Selección de Grandes Crímenes: Camino a la muerte 1/2

“Carmilla, estamos trabajando incansablemente para detener a los delincuentes que, sin piedad, han quitado la vida a tantas mujeres”, dice la Ministra de Seguridad; La vida de cada mujer es valiosa para nosotros y los asesinos tienen que pagar en prisión por el daño que han causado. Y ya hemos llevado a muchos de estos criminales ante los tribunales. Pero, para que el trabajo de la Policía en este tema tenga más éxito, necesitamos el apoyo de la población. Y esto, porque los asesinos, los violentos, son parte de las comunidades, viven ahí, en los barrios, en los barrios, en los pueblos, en los pueblos, y hay quienes los conocen bien, y nos pueden ayudar. identificarlos. Así, más criminales serán castigados, y no sólo haremos justicia a las mujeres asesinadas, sino que enviaremos un mensaje contundente a quienes creen que tienen derecho a martirizar y quitar la vida a las mujeres; y el mensaje es que los vamos a buscar y los vamos a capturar, estén donde estén, donde se escondan, y terminarán presos”.

FISCAL UNO. “Siempre se ha dicho, Carmilla, que la seguridad siempre da lo mejor a la sociedad. Ese es trabajo de la Policía, del Ministerio Público, del Poder Judicial. El problema es que, lamentablemente, la pobreza que vivimos desde hace décadas lleva a que cada vez más personas, de todas las edades, participen en actividades al margen de la Ley. El dinero fácil es una tentación que muy pocos pueden evitar, y en los últimos tiempos, en el Ministerio Público, hemos visto que un gran número de mujeres se involucran en delitos verdaderamente graves, y en organizaciones criminales de las que no pueden escapar impunemente. Esto hace que sea más difícil para el Estado responder a los grupos feministas que exigen que se detenga la muerte de mujeres, simplemente porque el Estado, las instituciones encargadas de combatir el crimen y las instituciones encargadas de impartir justicia, no pueden. impedir que cada uno piense según sus propios intereses; Que cada uno actúe según lo que quiera y desee. Y es aquí, cuando un buen número de mujeres, incluidas niñas de hasta doce años, se involucran en actividades ilícitas que las ponen en constante riesgo”.

FISCAL DOS: “Mira, Carmilla”, dijo mostrándome la primera página de un expediente, “esta chica sólo tiene diecinueve años. Ella dejó la escuela, se enamoró de un hombre mayor, que se dedicaba a extorsionarla, y, cuando lo mataron, vino a pedirnos su ayuda, para que la protegiéramos porque sus ex compañeros querían matarla. . ¿Y porqué? Pues porque ella se encargaba de cobrar “el alquiler” de alrededor de un centenar de negocios, lo cual era un trabajo de tiempo completo, y que generaba grandes ganancias; y su marido era responsable de reportar estas ganancias a su pandilla. Pero, un día, sin avisar a los patrones, decidieron tomarse unas vacaciones, creyendo que podrían recuperar fácilmente el dinero gastado. Pero la Dipampco, que los vigilaba y perseguía, una mañana allanó su casa y confiscó una gran cantidad de dinero en efectivo, que habían guardado en cajas de zapatos. Una gran cantidad, Carmilla. Ella no estaba en casa esa mañana. Ella había viajado a Cedros, un día antes, y su esposo saltó el muro, cuando la policía derribó el portón, y ella se perdió entre las calles de tierra del barrio. Dos días después lo encontraron muerto, atado de pies y manos. Lo torturaron, le cortaron los dedos, le rompieron casi todos los huesos y luego le degollaron. Y le dejaron un papel pegado al pecho, que decía: “El pisto de la banda no se toca”. Y la mujer dice que empezaron a buscarla. Por eso se puso bajo la protección del Ministerio Público, como testigo protegido, y para que le ayudáramos a obtener asilo en otro país. La entrevisté. Dijo que se había metido en esto por tonta, por amor y por necesidad, porque su mamá y su abuela viven en un pueblo de Cedros, y ella quería ayudarlas. Pero ella, ahora se arrepintió y vivía con miedo porque sabía que la pandilla no perdona, y que la buscaban hasta debajo de las piedras. Por eso quería ayuda, se ofreció como testigo protegido, nos dio algunos nombres, ya conocidos por la Policía, y nos pidió que la ayudáramos a conseguir asilo en España… Pero nada de esto se pudo conseguir.»

+ Selección de Grandes Crímenes: Una dolorosa despedida

CARMILLA: «¿Porque?»

AGENTE UNO: “Ella escapó de la Casa Segura donde la teníamos. Nadie sabía cómo lo hizo. Por la mañana, a la hora del desayuno, ella ya no estaba. Pero una tarde, dos o tres días después, llamó al fiscal”.

FISCAL DOS: «Recibí un mensaje. Me dijo que lo perdonara y que me iba a llamar. Dos horas después, ella me llamó. Me dijo que se había escapado porque tenía miedo de que los jefes de la pandilla mataran a su madre y a su abuela, y toda su familia, porque sabían bien donde vivía. Y que ella iba a hablar con ellos. Le dije que si se acercaba a esas personas, la matarían. Ella me dijo que ella era lo más seguro, pero que ella se había metido en ese mundo de la extorsión, y le había robado dinero a la pandilla, y sabía lo que le esperaba. ‘Pensé que el billete fácil iba a solucionar todos mis problemas, me dijo, y me equivoqué. .Y hay otras chicas en la misma situación, creyendo que el dinero que les pagan por cobrar extorsiones es un dinero bendito, y están peor que yo. Ahora tengo que pagar con mi vida, para que no lo hagan. matar a mi familia… Gracias porque sólo tú y la policía realmente querían ayudarme… Disculpen las molestias’”.

El fiscal hizo una pausa. Se ha dicho que los fiscales son insensibles, y que, por representar al Estado en la lucha contra la Delincuencia, con mayúsculas, no tienen sentimientos. Pero, la verdad es que a esta mujer se le cayeron las lágrimas y no pudo seguir hablando. Al cabo de unos segundos, dijo, con la voz entrecortada por la tristeza:

“Le dije que la íbamos a proteger; que íbamos a proteger a su familia; y que íbamos a capturar a todos los pandilleros… Es más, incluso le dije que el fiscal Johel Zelaya estaba preocupado por ella, y que nos autorizaba a darle toda la protección que necesitara; y que la Ministra de Seguridad nos ofreció personal para cuidar de su familia… Pero ella me contestó llorando, que ‘esa gente no perdona, abogada’. Libres o en prisión, me van a seguir y me van a encontrar. Lo mejor es que acabe con esto de una vez… Lo siento mucho por las chicas que siguen cobrando extorsiones, vendiendo droga en las esquinas, llevando droga a las cárceles y transportando armas para los sicarios de la pandilla… Ellas Hay bastantes mujeres que estos hombres usan para seguir en este trabajo, abogado, y me da tristeza porque cuando ya no las necesiten, las van a golpear… Las van a matar… Pero, es que nosotros mismos lo estamos buscando’”.

El fiscal volvió a guardar silencio y se secó una lágrima.

FISCAL UNO: “Las lágrimas también son parte de este trabajo, Carmilla”, me dijo su pareja; Tenemos que ver cosas horribles, de las cuales hablaremos más adelante… Pero, una verdad que no se puede negar es que, lamentablemente, la mayoría de mujeres que son asesinadas es por estar involucradas en el Crimen Organizado. Aquí están las pruebas. La Policía investiga la vida de las víctimas, y encontramos que estaban involucrados en organizaciones criminales… Y que fueron ejecutados… Más adelante comprobarás lo que te contamos.»

AGENTE UNO: “Tenemos órdenes expresas del ministro para resolver estos casos y capturar a los delincuentes. Y seguimos adelante, ganando batallas cada día, como él mismo dice. Me gustaría que hubiera una campaña que les muestre a las mujeres que delinquir, que convertirse en delincuentes les lleva a la cárcel o a la muerte… Y creo que el Ministerio de Seguridad va a hacer esta campaña. En el nombre de Dios».

+ Selección de Grandes Crímenes: Una dolorosa despedida (parte II)