abril 24, 2024

“Quiero ser honesto pero sin pasarme, porque no quiero decir algo que no debería”, iniciaba así Gündogan, el sábado, su reflexión crítica sobre la gestión de la derrota contra el Real Madrid, en unas declaraciones tras el partido difundidas por la agencia australiana Optus Sport. El último capitán en levantar una copa de Europa marcó el único gol del Barcelona. Era el primero desde su llegada a la ciudad condal, pero de nada sirvió tras el arreón de Jude Bellingham, que lideró al Real Madrid con un doblete en la segunda parte. “No vine aquí para perder este tipo de partidos o permitir que se abran estas brechas”, explicaba, indignado por el resultado, el jugador procedente del Manchester City.

1

Ter Stegen, Íñigo Martínez, A. Christensen, Ronald Araújo, Gavi, Cancelo (Lamine Yamal, min. 76), Alex Balde, Gündogan, Fermín López, Ferrán Torres (Lewandowski, min. 61) y João Félix (Raphinha, min. 76)

2

Real Madrid

Arrizabalaga, Alaba, Dani Carvajal, Rüdiger, Ferland Mendy (Camavinga, min. 51), Aurelien Tchouameni, Federico Valverde, Jude Bellingham, Kroos (Modric, min. 63), Vinicius Junior (Lucas Vázquez, min. 95) y Rodrygo (Joselu, min. 63)

Goles 1-0 min. 6: Gündogan. 1-1 min. 68: Jude Bellingham. 1-2 min. 91: Jude Bellingham.

Árbitro Jesús Gil Manzano

Tarjetas amarillas Fermín López (min. 17), Ferrán Torres (min. 46) y Dani Carvajal (min. 60)

“Vengo del vestuario y obviamente la gente está decepcionada, pero después de un partido tan importante y un resultado innecesario me gustaría ver más enfado y decepción”, admitía, serio y sincero, Gündogan. “Esto es parte del problema. Tienen que aflorar más emociones cuando pierdes y cuando sabes que puedes jugar mejor. Cuando no reaccionas, esto luego se traslada al campo”, reprochaba a sus compañeros el veterano jugador.

Y la desilusión de Gündogan iba más allá del clásico: “Tenemos que dar un paso muy grande en ese aspecto, porque si no el Real Madrid, o incluso el Girona, se van a escapar”. El centrocampista no solo señalaba la actitud de sus compañeros, sino que asumía su parte: “Yo también tengo responsabilidad como jugador veterano para no permitir que en el equipo pasen estas cosas”. Y concluía reclamando más motivación y garra: “Necesitamos resistencia”.

El clásico empezó con un Barcelona fuerte, sin pérdidas, controlando el juego y sonando al ritmo de The Rolling Stones. Gündogan descorchó la fiesta azulgrana marcando en el minutos seis del partido. Pero en la segunda parte todo se desmoronó. La fatiga y el cansancio, según Xavi Hernández, hicieron mella en el equipo, y los cambios no funcionaron. El primer gol de Bellingham dejó “KO” al Barcelona, explicó el técnico azulgrana. “A partir de ahí nos hemos venido abajo. No sirve de nada que juguemos bien si no ganamos”, mostró Gavi, decepcionado, tras el final del encuentro.

Y con el segundo gol del británico pichichi de La Liga se escapó cualquier atisbo de la fiesta azulgrana de los primeros 60 minutos. El Madrid dominó en campo ajeno durante el resto del partido.

El resultado de la última jornada ha derrocado al Barcelona de su imbatibilidad, es tercero por detrás del Girona y del Real Madrid, con un Atlético de Madrid acechando su posición.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.