abril 24, 2024

LA PAZ, BOLIVIA.-El La oficina del fiscal de bolivia acusada este martes el gobernador de la región de Santa Cruz y principal opositor, Luis Fernando Camacho, como autor, y la expresidenta Jeanine Áñez, como cómplice, de fuerza el resignación de Evo Morales a la presidencia en 2019, en medio de una fuerte convulsión social.

«Se ha podido identificar que su conducta (de Camacho) es consistente con la comisión de los delitos de financiamiento del terrorismo, cohecho activo, seducción de tropas, instigación pública a delinquir, asociación delictuosa», dijo en rueda de prensa el fiscal Omar Mejillones. conferencia. .

Camacho, empresario de 45 años y gobernador de Santa Cruz, bastión de la oposición de derecha, fue detenido el 28 de diciembre de 2022, tras ser acusado de promover un llamado “golpe de Estado” contra los indígenas. Morales (2006-2019).

El líder opositor, en ese momento, presidía el comité cívico-empresarial de Santa Cruz, y pidió públicamente la renuncia de Morales, tras acusarlo de promover un fraude electoral ese año para mantenerse en el poder hasta 2025.

Camacho luego anunció que acudiría a las oficinas de Morales para que firmara una carta de renuncia, que llevaría en la mano izquierda y la Biblia en la derecha. Según él, la administración de entonces gobernaba lejos de los principios bíblicos.

Camacho llegó a La Paz el 10 de noviembre de 2019, pero Morales ya había renunciado a la región cocalera del Chapare, para luego partir hacia México. Áñez asumiría la presidencia días después.

El gobernador opositor aseguró en varias ocasiones que sólo actuó a raíz de masivas manifestaciones callejeras contra el izquierdista Morales.

Sobre la expresidenta Áñez, la fiscal Mejillones informó que se la acusa de “cómplice”. Desde junio de 2022 cumple otra condena de 10 años de prisión por el delito de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución.

El fiscal explicó que el principal delito por el que se acusa a Camacho es el terrorismo y que por ello se solicita la pena de 20 años de prisión. Sobre Áñez, precisó que la pena será menor, por ser cómplice.

Los crímenes en Bolivia no son acumulativos.

Luis Fernando Camacho, hijo del gobernador y su portavoz activo, señaló que “todos sabemos que los motivos (de la solicitud de impuestos) son políticos para mantener la detención ilegal de mi padre”.

El fiscal Mejillones explicó que la solicitud será enviada a un juez penal quien realizará las diligencias necesarias para abrir el proceso.