abril 22, 2024

Buenos Aires.- Harto de escuchar reguetón en el altavoz de un vecino, un usuario argentino hizo un innovador invento que reconoce y ataca este género musical, interfiriendo con el altavoz e impidiendo que se escuche la música.

Las redes sociales se hicieron eco de este dispositivo, creado por Roni Bandini y bautizado como ‘Reggaeton-Be-Gone’, según explicó él mismo en X, donde explicó que estaba cansado de que su vecino usara su altavoz a todas horas para escuchar ese estilo. de música latina, que no es de su agrado, justo en la pared que conecta un piso con otro.

El diseñador explica en un vídeo en la red social que, aunque sabe “que la gente normal tocaría el timbre y pediría cortésmente bajar el volumen o sus gustos musicales”, sus habilidades sociales son menores que sus tecnológicas y, por ello, En él surgió la idea de fabricar una máquina con inteligencia artificial capaz de reconocerlo y atacarlo vía Bluetooth.

Para ello, primero descargó varios temas representativos de ese estilo y, tras modificar los archivos, entrenó un modelo mediante un algoritmo de clasificación.

Luego desarrolló el código mediante el cual el sistema podría monitorear un micrófono externo, para enviar el audio al modelo y que éste interfiera superando un nivel de reconocimiento del 75% de certeza de que la música que se está reproduciendo es reguetón.

El nombre del producto es un homenaje a un antiguo producto llamado ‘TV-B-Gone’, que data del año 2004 y que servía para encender o apagar los televisores a voluntad del usuario.

“Antes de que me digas que interferir con el altavoz de tu vecino podría ser ilegal, por otro lado, escuchar reggaetón todos los días a las nueve de la mañana definitivamente debería ser ilegal”, afirmó Bandini en el video.

Las imágenes muestran que, al reproducir la canción ‘Dale Don Dale’, del artista puertorriqueño Don Omar, el dispositivo provoca que la señal de audio del altavoz tenga interferencias muy molestas al escucharlo.

Este invento se ha viralizado en las redes sociales y ha suscitado un debate entre quienes defienden que este ‘software’ va en contra de una convivencia respetuosa y armoniosa entre vecinos, y quienes consideran que esta tecnología puede ser beneficiosa para el resto de inquilinos. . EFE