abril 24, 2024

La Iglesia Católica de Honduras pidió este sábado a la presidenta del país, Xiomara Castro, “no hacer oídos sordos al clamor del pueblo” e instó a la sociedad a evitar la indiferencia y apoyar a los migrantes en tránsito.

“Xiomara Castro escuche al pueblo, no sea sordo al clamor de este pueblo, (los hondureños) no piden grandes cosas, quieren tener un trabajo, tener un techo, tener pan, vivir dignamente en Honduras, esperamos que no seas sordo al clamor de “este pueblo que está sufriendo”, dijo el arzobispo de San Pedro Sula (segunda ciudad del país), Miguel Lenihan.

También señaló que “el comportamiento del Gobierno no es bueno y se debe cambiar su estilo, su entrega a este pueblo porque los hondureños somos gente noble y merecemos un mejor Gobierno”.

El pueblo hondureño «pasa hambre, violencia, mucho sufrimiento, dolor», por lo que Lenihan pidió a los políticos «trabajar con alma y corazón para remediar» los problemas que afectan al país centroamericano.

El arzobispo de San Pedro Sula calificó a los políticos hondureños con “3 o 4” en una escala del 1 al 10 y consideró que los hondureños “merecen mejores políticos”.

También cuestionó que a los políticos no les interesa el bienestar del pueblo y eso se traduce “en decepción, esperábamos grandes cosas en las últimas elecciones, había mucha esperanza, pero poco a poco vamos perdiendo esa esperanza porque los políticos han Nos decepcionó desde el más alto hasta el más pequeño”.

Asimismo, lamentó que muchas familias hondureñas “sufren la salida física de sus seres queridos a causa de la violencia o porque tienen que emigrar por falta de oportunidades” en el país.

No ignores a los inmigrantes
El religioso también pidió “no ignorar” a los migrantes que “tienen hambre, lágrimas” durante su largo viaje en busca de mejores condiciones de vida.

“Como seres humanos no podemos ignorar ni ser indiferentes a los sufrimientos de los migrantes, ellos salen de su país, pasan por países donde son rechazados, marginados, maltratados, con mucha hostilidad”, enfatizó.

La Iglesia Católica de Honduras está preparando albergues para que los migrantes puedan «dormir, bañarse y comer algo», añadió, tras resaltar que cada persona que sale de su país «tiene un rostro y una personalidad».

Este año Honduras registra un aumento en el ingreso de migrantes y refugiados rumbo al norte del continente.

Según datos del Instituto Nacional de Migración (INM), entre el 1 de enero y el 17 de diciembre alrededor de 527.792 personas, entre ellas 109.817 niños y niñas, han ingresado al país de manera irregular, una cifra récord respecto a datos de años anteriores. EFE