abril 12, 2024

NUEVA YORK

Este miércoles la Fiscalía de Nueva York explicará cada detalle de la investigación y los cargos contra el expresidente Juan Orlando Hernándezacusado de el tráfico de drogas.

Ayer, al inicio del juicio, Hernández, quien fue presidente de honduras entre 2014-2022 llegó custodiado por dos alguaciles que no lo perdieron de vista en ningún momento hasta sentarse en la silla de la Sala 26 b del Tribunal de Nueva York.

Charló con su equipo de abogados y les dio pautas sobre qué hacer y qué decir, como si liderara su propia defensa legal. El primer paso del juicio se centró en la discusión y admisión de más pruebas. Esta vez fueron cuatro llamadas interceptadas por las autoridades hondureñas a Alexander Mendoza, alias Porky, y David Campbell, líderes de la Mara Salvatrucha (MS-13), ambos acusados ​​y solicitados en extradición por Estados Unidos, en las que mencionaban al ex presidente.

Inmediatamente, el Juez Kevin Castel dio paso al proceso de selección del jurado, cuya sesión se desarrolló de forma privada y sólo fue transmitida a los medios de comunicación y a la ciudadanía a través de pantallas de televisión en otra sala tres pisos más abajo de donde se encontraba Hernández.

Los integrantes del jurado serán los encargados de decidir la culpabilidad o inocencia del expresidente. Alrededor de las 10:55 horas, hora de Honduras, 60 personas comenzaron a ingresar al salón. Hasta ese momento no sabían a quién iban a juzgar ni la acusación. Al menos 12 se sentaron en el extremo derecho de la sala, y el resto en la parte de atrás, donde se sientan los ciudadanos que asisten a los juicios.

Cuando los jurados salieron, los fiscales se levantaron y se volvieron hacia Hernández, quien no pudo sostenerles la mirada ni siquiera por dos segundos.

Una vez reunidos los miembros del jurado, el juez Castel comenzó a explicar a los ciudadanos, que en su mayoría residen en los alrededores de Manhattan, los detalles de la acusación y los cargos de los que se le acusa. Juan Orlando.

Al final, el juez preguntó: “¿Alguno de ustedes conoce o conoce este caso?”.

Dos mujeres respondieron que sí, por lo que una a la vez fueron llamadas al estrado para ser interrogadas por el juez, los fiscales y los abogados sobre sus conocimientos. Finalmente fueron retirados del proceso.

Otros nueve candidatos dimitieron por motivos laborales y un décimo por motivos religiosos.

De inmediato, cada una de las más de 40 personas que continuaron en el proceso tomaron juramento y recibieron un cuestionario de al menos seis páginas y bajo la guía del juez Castel lo respondieron.

Al mismo tiempo, el juez explicó que durante el juicio se presentaron una serie de testigos propuestos por el La oficina del fiscal y que el acusado se declaró inocente de los cargos.

Hernández parecía inquieto y jugaba con los auriculares que estaban sobre su mesa.

El juez Castel llamó a los fiscales y abogados de Hernández a comparecer ante posibles jurados en el juicio. También le pidió al expresidente que hiciera lo propio y con una leve sonrisa en el rostro y levantando la mano saludó a quienes hoy tienen en sus manos su futuro.

Mientras tanto, Hernández manipulaba la “laptop”, que desde lejos se podía ver buscando algo entre las pruebas clasificadas, dado que la mayoría de las páginas están selladas en negro.

El juez Castel interrumpió el proceso y dio paso al receso. Hernández fue enviado a una pequeña celda del Tribunal y su equipo de abogados lo siguió.

Una hora y diez minutos después, Castel reanudó la audiencia y continuó con la entrevista escrita y oral con los potenciales jurados.

Entre otras preguntas, el juez preguntó a los candidatos: “¿Tienen hijos? ¿Ves las noticias? ¿Qué redes sociales utilizas? ¿Cuáles son tus aficiones? ¿Y cuáles son sus profesiones?

Tres de ellos respondieron que tenían raíces en Alemania, Marruecos, Grecia y Pakistán.

Quizás sean las respuestas a esta última pregunta las que causaron mayor impresión entre los presentes, quienes murmuraron que “juan orlando “Será juzgado por personas con un alto perfil académico”.

Entre el jurado, profesionales del máster en Administración de Empresas (MBA), un doctor en Historia, médicos, abogados, actores, directivos de hospitales, enfermeras, profesores universitarios e ingenieros industriales, cantantes, un jugador de bingo, entre otros, un joven de 20 años que estudia la secundaria

1. Independientemente del frío o las inclemencias del tiempo, alrededor de un centenar de hondureños no quisieron perderse el hecho histórico que marcó el inicio del juicio contra Juan Orlando Hernández, expresidente de Honduras, en el Tribunal de Distrito de Nueva York, donde debe responder a acusaciones de tres cargos relacionados con el narcotráfico. A partir de las 7:00 horas comenzaron a llegar los compatriotas, a pesar de que el inicio de la selección del jurado estaba previsto para las 9:30 horas y de las bajas temperaturas que han imperado en la Gran Manzana.

2. Al acercarse la hora del inicio de la audiencia, los catrachos que desafiaron el frío protestaron pacíficamente portando pancartas, se pararon gritando, cantando y dando un poco de calor antes del inicio del juicio con frases como “Justicia para Honduras”, “ Queremos cadena perpetua para JOH”. Una mujer hondureña prefirió pararse cerca del Tribunal a vender tamales, los cuales muchos de los que esperaban decidieron comprar para soportar la espera de la audiencia, que finalizó en la tarde.

Hernández continuó, más concentrado que al principio, revisando las pruebas y discutiendo con su abogada Sabrina Shroff, quien intentó explicarle de qué se trataba a través de un manuscrito.

El juez Castel abandonó el estrado y se acercó al jurado para continuar realizando la entrevista y manifestando que durante el debate surgirían nombres como el del presidente de Estados Unidos, Joe Bideny los expresidentes Barack Obama y Donald Trump, así como la vicepresidenta Kamala Harris, Mike Pompeo, el exsecretario de Estado, entre otros.

Extraditado. El expresidente Juan Orlando Hernández (2014-2022) fue capturado el 15 de febrero de 2022 en su casa de Tegucigalpa, y extraditado el 21 de abril de ese mismo año a Estados Unidos.

Acusaciones. Hernández está acusado de participar y proteger una red de narcotráfico que envió más de 500 toneladas de cocaína a Estados Unidos entre 2004 y 2022, según la Fiscalía de Nueva York.

Sobornos. Según la Fiscalía de Nueva York, recibió “millones de dólares” de los cárteles de la droga; entre ellos, el narcotraficante mexicano Joaquín “Chapo” Guzmán, condenado a cadena perpetua en Estados Unidos.

Luego de un ligero receso, los más de 40 neoyorquinos aguardaron la determinación final en la que se decidió elegir a 12 miembros del jurado más seis suplentes, quienes entre dos y tres semanas estarán escuchando las pruebas y en base a ellas decidir si creerles o no. a los fiscales y a la defensa.

Antes de abandonar la sala, el juez Kevin Castel les advirtió que no debían discutir el caso ni en público ni en privado con familiares y amigos.

Al finalizar la audiencia, los seleccionados salieron por una puerta, y Hernández continuó hablando con sus abogados. Fue a las 4:20 pm (hora de Honduras) que salió de la habitación y de inmediato los alguaciles le ordenaron quitarse la chaqueta, mientras lo dirigían de regreso a la cárcel de Brooklyn donde permanece detenido desde 2022.

El abogado Raymond Colón dijo que el caso se definirá por los hechos y la falta de pruebas.

Para este día, el debate estaba previsto para las 9:00 horas, hora de Honduras, y comenzará con las instrucciones del jurado, que no son más que la explicación de las normas y leyes penales de Estados Unidos. El juez dará la palabra a los fiscales para que den los actos de apertura, que consisten en explicar cada detalle de la investigación, así como la identidad de los testigos. Luego, la Fiscalía comenzará a presentar la batería de pruebas contra Hernández.