abril 24, 2024

SAN SALVADOR, EL SALVADOR.- El presidente de El Salvador, Nayib Bukeleproclamó en las últimas horas su reelección al obtener más del 85% de los votos, y dijo haber pulverizado a la oposición al ganar casi la totalidad del Congreso, gracias a su polémica “guerra” contra las pandillas.

“El Salvador ha batido todos los récords de todas las democracias del mundo”, celebró desde el balcón del Palacio Nacional, en el centro histórico de San Salvador, al saludar a una multitud que lo vitoreaba en la plaza central.

“No sólo hemos ganado la presidencia con más del 85% de los votos, sino que hemos ganado la Asamblea Legislativa con al menos 58 de 60 diputados”, afirmó provocando una ráfaga de fuegos artificiales. «La oposición fue pulverizada», dijo.

Bukele, un expublicista de ascendencia palestina de 42 años, elogió su “guerra” antipandillas que convirtió al “país más peligroso del mundo” en el “más seguro del hemisferio occidental”, con 2,4 asesinatos por cada 100.000 habitantes en 2023.

Bukele se declara ganador con más del 85% de votos escrutados en El Salvador

“El Salvador tuvo metástasis, pero nos operaron, estamos en radioterapia y vamos a salir sanos sin el cáncer de pandillas”, había dicho más temprano en una conferencia de prensa.

Hasta las 22:00 horas del domingo, el Tribunal Supremo Electoral de El Salvador registró esta tendencia en su sitio de difusión de resultados.

El presidente, que ya fue felicitado por los gobiernos de China, Guatemala, Honduras y Panamá, defendió el régimen de emergencia que impuso en marzo de 2022 y que suma casi 76.000 detenidos.

“Dicen que los salvadoreños no quieren el régimen de emergencia, que viven con miedo (…) El pueblo salvadoreño habló alto, claro y de la manera más contundente”, afirmó.

Pero organizaciones como Amnistía Internacional y Human Rights Watch denuncian detenciones arbitrarias, torturas y muertes en prisión. Unas 7.000 personas inocentes fueron liberadas, pero muchas siguen encarceladas.

Bukele, el “dictador cool” que transformó El Salvador y fue reelegido

Miles de simpatizantes gritaron, bailaron y tocaron silbatos frente al Palacio Nacional, flanqueado por la catedral y una moderna biblioteca construida con una donación de China.

“Estamos más que felices por esa victoria, vamos a tener a Bukele cinco años más”, dijo eufórica a la AFP Lorena Escobar, una enfermera de 38 años.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) aún no ha dado un porcentaje, pero en su sitio web el partido de Bukele, Nuevas Ideas, aparece con 1,3 millones de 1,6 millones de votos válidos, lo que da el 83%, luego de escrutar el 31,49% de los votos.

La oposición quedó hecha pedazos. Ninguno de los cinco candidatos, incluido el izquierdista Frente Farabundo Martí (FMLN), Manuel Flores, y la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), Joel Sánchez, lograron más del 7%.

«Sería la primera vez que existe un sistema de partido único en una democracia», afirmó Bukele, quien controla, además del parlamento, la justicia y el resto del aparato estatal.

Pero el presidente, con barba bien cuidada, cabello engominado y que viste jeans y suéter, nunca corbata, se burla de quienes lo acusan de autócrata, describiéndose a sí mismo como un “dictador genial”.

Los magistrados renovados por ese Congreso interpretaron la Constitución a su favor y, pese a que estaba prohibida la reelección, le permitieron presentarse nuevamente, lo que analistas y opositores consideran inconstitucional.

«No creo que sea necesaria una reforma electoral», dijo el presidente más popular de América Latina, según una encuesta regional, en la conferencia de prensa sobre su reelección y eventual tercer mandato.

Este millennial habitual de las redes sociales, de barba cuidada y cabello engominado, llegó al poder en 2019 con el 53% de los votos y promesas de “cambio” a una población harta del bipartidismo Arena-FMLN que no resolvió la inseguridad. problemas. y pobreza.

“Ahora es nuestro momento de seguir adelante. Ahora lo que viene para El Salvador es un período de prosperidad, afirmó el mandatario en la conferencia de prensa.

El 29% de los 6,5 millones de salvadoreños que viven en el país son pobres, según la Cepal, y muchos siguen emigrando a Estados Unidos en busca de trabajo. Unos tres millones viven en el extranjero y envían remesas vitales por valor de 8.000 millones de dólares al año.

“Hoy que ha ganado debe reflexionar sobre lo que debe hacer para mejorar la economía, eso es lo que le dice el pueblo”, Estanislao Guevara, un albañil de 51 años que se define como un admirador del presidente, dijo a la AFP.

Pese a su gran popularidad, el presidente no logró que los salvadoreños utilizaran el bitcoin, que en 2021 impuso como moneda de curso legal en una economía dolarizada, según él, para impulsarlo.

Con entre cinco y siete millones de seguidores en las redes X, Tiktok, Instagram y Facebook, Bukele, padre de dos niñas, también impulsa megaproyectos y turismo en “el país más seguro de América Latina”.